none
Postres

canutillos de torrija rellenos
 
canutillos de torrija rellenos
   
Ingredientes:

8 rebanadas de pan de molde Bimbo Buenissimo sin corteza
1/2 l de leche entera (torrijas)
5 huevos (torrijas)
1 palo de canela-rama, 1 vaina de vainilla, la cáscara de medio limón (torrijas)
100 ml de vino de Oporto (torrijas)
300 g de azúcar blanca y 1 cucharada de canela molida (torrijas)
1 l de aceite de oliva virgen (torrijas)
100 g de almendras picadas (torrijas)
Crema pastelera: 4 yemas de huevo, 100 g de azúcar, 50 g de maicena y 1/2 l de leche entera infusionada.
 
     
Preparación:

Escogemos un recipiente cómodo para ir mojando el pan de molde y lo llenamos con la leche infusionada y fría que tenemos reservada. Añadimos el vino de Oporto y batimos con un tenedor para mezclar bien los líquidos.
Batimos los huevos hasta que espumen un poco y añadimos dos cucharadas de leche infusionada, volvemos a batir y colocamos en otro plato que sea cómodo para mojar las rebanadas antes de freir.
Ponemos una sartén con aceite de oliva y calentamos a fuego medio.
Mientras se calienta el aceite bañamos las rebanadas de pan de molde en la leche. Le damos la vuelta para que se impregnen bien pero que no chorreen. Aplastamos un poco cada rebanada con una espumadera, así quitamos el exceso de leche.
Para enrollar la rebanada en forma de canutillo he usado unos rulos de aluminio negro. Los canutillos tendrán la forma y grosor del rulo empleado, también se puede usar uno cónico para hacer formas de cucurucho (como las típicas cañas fritas de Galicia). Son sencillos de conseguir en tiendas especializadas de cocina, incluso en alguna gran superficie también los venden.
Nos ponemos en una zona de la encimera despejada donde tengamos espacio para trabajar y enrollar. Empezamos enrollando la tostada al cilindro metálico desde abajo y gracias a la leche está se pegará facilmente al canutillo. Enrollamos y sellamos con un poco de huevo. Presionamos para que se pegue bien a las paredes del cilindro y lo pasamos por el huevo batido y el picadillo de almendras. De ahí directamente a la sartén con aceite bien caliente.
Freímos los canutillos por todos dos lados hasta que estén dorados, nos ayudamos de un tenedor para ir dando la vuelta al rulo. Retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.

El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre. Abrimos la vaina de vainilla y sacamos las semillas que reservaremos para añadir más tarde a la leche.
Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos las semillas de vainilla, la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos (infusionando la leche) mientras batimos los huevos.
Separamos las yemas de las claras y las ponemos en un bol con el azúcar (100 g). Batimos enérgicamente con una batidora eléctrica o unas varillas hasta lograr una mezcla espumosa.
Añadimos al bol que contiene la crema de yemas y azúcar la harina fina de maíz. Para que se mezcle mejor nos podemos ayudar con un poco de la leche caliente del paso 2. Batimos todo muy bien.
Calentamos la leche de nuevo a temperatura media durante 10 minutos con la vainilla, la piel de limón y la canela. Después de la cocción pasamos por un colador para eliminar impurezas y retiramos la mitad en un bol para luego empapar las rebanadas de pan de molde.
Ponemos la cazuela con el resto de la leche a fuego lento, añadimos la mezcla de crema de huevo, azúcar y harina de maíz fina. Removemos continuamente con unas varillas (acabo de comprar unas de silicona que son buenísimas) sin que se formen grumos y cuidando que nunca llegue a hervir. Cuando empiece a espesar retiramos del fuego y continuamos moviendo un minuto más. Tened en cuenta que aunque la crema esté un poco líquida quedará más espesa cuando se enfríe.
Llenamos una manga pastelera, dejamos que repose 1/2 hora y luego guardamos en la nevera hasta que enfríe. Reservamos para rellenar los canutillos de torrija.