none
Guisos Tradicionales

patatas a la riojana
 
patatas a la riojana
   
Ingredientes:

2 kg de patatas para guisar (os recomiendo patata tipo cachelo gallego)
500 g de chorizo riojano curado (dulce o picante, o mezcla de los dos), o bien chorizo de confianza.
2 cebollas grande
3 hojas de laurel
50 ml de aceite de oliva virgen extra
1 punta de cayena.
4 pimientos choriceros remojados en agua o una cucharada de su pulpa (se vende en botes)
6 dientes de ajo.
2 litros de caldo de carne (si no tenéis, agua)
Sal (al punto, recordad que lleva chorizo)
 
     
Preparación:

He usado pulpa de pimiento choricero para ahorrar tiempo, la podéis encontrar en cualquier supermercado, aunque si queréis seguir la receta de manera tradicional lo mejor es sumergir los pimientos choriceros en agua muy caliente para que se rehidraten y dejarlos un mínimo de veinte minutos. En algún caso se puede escaldar en agua muy caliente e incluso aprovechar el agua resultante de la rehidratación, aunque yo creo que no es necesario pues el guiso ya lleva bastante sabor.
Añadimos a una cazuela grande un chorrito de aceite de oliva virgen extra, no es necesario mucho pues ya va a tener grasa suficiente. Incluso retiraremos al final de la cocción parte de la grasa que flota en el guiso y os aseguro que no la echaréis de menos. Picamos muy finas las cebollas y las añadimos a la cazuela, rehogamos a fuego suave unos 15 minutos. La cebolla debe estar bien fondeada, ni tirante, ni cruda, ni tostada.
Pelamos las patatas y las rompemos en trozos de unos 4-5 cm con la ayuda de un cuchillo. El primer corte debe ser liso para meter el cuchillo pero antes de cortar todo el trozo debemos romper la patata, así soltará la fécula o almidón y engordará la salsa.
Cortamos el chorizo en tacos gruesos y los echamos al sofrito de cebolla junto a los dientes de ajo sin pelar. Rehogamos un par de minutos. Añadimos una cucharada de pimentón dulce y la punta de la cayena, removemos todo muy bien juntando los sabores. Menos de un minuto que tampoco queremos que se nos queme el pimentón.
Añadimos las patatas y juntamos bien con el resto de ingredientes, echamos caldo de carne hasta cubrir las patatas por lo menos un dedo por encima de las mismas. Subimos el fuego y cuando rompa a hervir, lo bajamos y añadimos la pulpa de los pimientos choriceros, removemos juntando todo y tapamos la cazuela dejando que respire un poco.
Cocemos todo durante unos 30 minutos hasta que las patatas estén hechas, moviendo la cazuela de vez en cuando para que el caldo engorde. Si se quedan secas, vamos añadiendo más agua, siempre fría. Dejamos reposar 10 minutos y corregimos de sal si fuese necesario.
Si el caldo queda muy líquido, aplastamos una patata y la devolvemos al guiso. Si ha quedado muy espeso, añadimos un poco de agua. Emplatamos y si queréis decorarlas, un poco de perejil picado le va que ni pintando, sólo queda repetir plato. ¡Qué aproveche y qué viva La Rioja