none
Postres

torrijas caramelizadas
 
torrijas caramelizadas
   
Ingredientes:

1 barra específica para torrijas, de las grandes, 50 cm.
1 l de leche entera.
5 huevos
Para aromatizar la leche: 1 palo de canela-rama, 1 cucharada de esencia de vainilla o una vaina de vainilla, la cáscara de medio limón
Para el caramelo: 300 g de azúcar blanca y 150 ml de agua
1/2 l de aceite de girasol para freír las torrijas
 
     
Preparación:

Ponemos un cazo o una sartén al fuego a intensidad media para que alcance temperatura. Añadimos los ingredientes en el siguiente orden: 8 cucharadas de azúcar granulada blanca y un poco de agua (5 cucharadas colmadas).
Dejamos a fuego medio sin remover (al principio no debemos mover el azúcar con cuchara de madera porque se apelmazará) y veremos como poco a poco se empiezan a formar pequeñas burbujas y el azúcar cambia de color. Cuando suceda esto removemos, ahora sí, con una cuchara de madera y ayudamos a que se mezcle todo.
Retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que alcance ese color miel tostado del caramelo. No tengáis prisa, el caramelo se irá haciendo poco a poco.
Dejamos que se temple un minuto y ponemos al fuego a temperatura muy baja mientras preparamos las torrijas, no dejéis que se queme que no queremos que nos amargue. Cuidado que quema mucho, no se os ocurra probarlo hasta que hayamos acabo del proceso y esté tibio.
PREPARACIÓN DE LA LECHE INFUSIONADA

El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre.
En la preparación de la leche aromatizada tenemos un ingrediente que va a marcar la diferencia, también la marcará en el precio pues no es barato: las vainas de vainilla. Para esta receta vamos a necesitar la vaina abierta entera, Para sacarle el mayor provecho, cortamos los extremos y luego rajamos la parte más ancha de la vaina con un cuchillo, de un extremo al otro abriéndola como un libro. Raspamos el interior con la hoja de un cuchillo para sacar las semillas.
La vaina limpia es la que añadiremos a la leche.
Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos la vaina de la vainilla, la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos infusionando la leche. La leche debe estar tibia o fría cuando la usemos para empapar las torrijas. Reservamos.
PREPARACIÓN DE LAS TORRIJAS CARAMELIZADAS
La diferencia fundamental con las clásicas torrijas radica en la casi desaparición del rebozado que ayudará a que estén más tiernas. Para asegurar una forma compacta cambiamos el pan de barra por pan de torrija dulce o bombón, a la venta en cualquier pastelería y en la mayoría de los supermercados en esta época del año.
Batimos los huevos hasta que espumen un poco y añadimos dos cucharadas de leche infusionada, volvemos a batir y colocamos en otro plato que sea cómodo para mojar las torrijas antes de freír.
Ponemos una sartén con aceite de girasol o un aceite de sabor neutro y calentamos a fuego medio.
Mientras se calienta el aceite bañamos las rebanadas de pan en la leche infusionada. Le damos la vuelta para que se impregnen bien pero que no chorreen y la pasamos por el huevo batido que ya tenemos preparado. De ahí directamente a la sartén con aceite bien caliente. Sólo vamos a sellar las torrijas, vuelta y vuelta en aceite muy caliente, la otra opción es empapar las torrijas y pasarlas directamente al caramelo que tenemos al fuego.
Si las sellamos en aceite no tienen que quedar fritas, recordadlo. Retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite y pasamos directamente a la sartén con el caramelo caliente.
Elevamos la temperatura del caramelo y acabamos de sellar en el mismo. Vuelta y vuelta y colocamos directamente en el plato.
Dejamos enfriar y degustamos a temperatura ambiente o frías, simplemente deliciosas.